La interculturalidad en las aulas de Educación Infantil

Hoy en día existen niños y niñas de diferentes países en las aulas. Por ello he decidido abordar este tema desde mi perfil de Educadora Social y Técnico en Educación Infantil.

En los años 90 comenzó a notarse el fenómeno de la inmigración en España, en su mayoría procedente de Europa del Este, Latinoamérica y el norte de África. Hoy en día, el aumento de los alumnos extranjeros en los centros educativos es toda una realidad.

Además de tener en cuenta el concepto de tolerancia y respeto, debemos saber convivir. Para ello deberían de diseñarse propuestas para trabajar la educación intercultural, comenzando desde las edades más tempranas: la Educación Infantil.

Multitud de niños y niñas con diferentes culturas, distintas lenguas y diversas costumbres se encuentran en nuestras aulas. Debemos permitir y fomentar un intercambio entre las distintas culturas. Aquí es donde surge la Interculturalidad, que persigue la construcción de una sociedad basada en la convivencia.

A menudo este término es ampliamente confundido con la Multiculturalidad. A diferencia de como sucede en la Interculturalidad, en la Multiculturalidad se enfatiza la cultura e historia propias.

Sin duda alguna me despierta gran interés la Educación Intercultural, cuyo epicentro es la cultura y todos formamos parte de esta. Todos somos cultura.

Los Educadores Sociales tenemos la labor de trabajar de una manera cooperativa, para así garantizar el éxito escolar dentro del aula formada por alumnos de diferentes culturas.

“El Proceso Educativo, hoy más que nunca, debe fortalecer su compromiso con el ecumenismo  o unidad humana. El reconocimiento esencial de que es más lo que nos une que lo que nos separa ha de nuclear la Educación Intercultural sin que ello llegue a soslayar las respectivas idiosincrasias” (Martínez Otero, V., 2002)

Las TIC en la Educación Infantil

Debemos ser conscientes de los cambios que se han producido en la sociedad. Ahora más que nunca, el COVID-19 nos ha hecho ver la importancia del uso de las TIC en la Educación.

Las TIC son una necesidad de primer orden, y debemos empezar su fomento desde la Educación Infantil, con ordenadores, tablets y otros dispositivos tecnológicos en las aulas. Es imprescindible su inclusión.

A estas edades vemos que el alumno se beneficia y aprende, no solo a utilizarlas, sino a cómo procesar la información. Los métodos y técnicas han de ser constructivas, didácticas y lúdicas.

Sin embargo, también hay que tener en cuenta que la conexión a Internet no es una realidad en todos los hogares, si bien en Educación hay que reconocerle su inestimable potencial.

Es por ello que desde los Gobiernos podría empezar a trabajarse en políticas y medidas que aboguen por la extinción de los impuestos asociados a estas herramientas.

Sin duda, el COVID-19 está revolucionando nuestra forma de vivir y, por supuesto, con ello también la de aprender.

Maltrato entre iguales

Las escuelas son espacios que cada vez se hacen más pequeños, y donde cada vez se atiende a una población mayor y diversa. A ello se agrega que se convierten en el reflejo social donde la violencia se magnifica en las notas periodísticas, creando con ello espacios propios en los medios de comunicación.

Desde edades tempranas es posible observar la violencia como una respuesta ante el ambiente. Causa risa en las redes sociales el que un niño pequeño golpee o insulte a otro, y se trata de que más y más personas sean testigos de dicha conducta, creando una especie de “permiso social” para la violencia.

Con el uso de las nuevas tecnologías a menor edad, y bajo la aceptación de los padres, el bullying ha encontrado otras formas de expresión gracias al uso de Internet. El llamado cyberbullying. Si bien las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tienen un departamento especializado en estas acciones, cada año se multiplican con mayor incidencia.

En este contexto, para la Educación Social es fundamental empezar a trabajar desde la igualdad, así como promocionar programas de autocontrol de la agresividad en los centros escolares y, en el caso de las víctimas, hacerlas sentir seguras creando espacios de atención.

La sociedad, en su conjunto, debe crear espacios de discusión y no dejar las soluciones únicamente a los espacios escolares. La violencia es un fenómeno que alcanza todos los niveles y los niños que fueron agresivos en el colegio, con total probabilidad, se convertirán en adultos manipuladores y padres o madres violentas, creando así una conducta que rompe generaciones.

Diversidad, inclusión… Educación

Si bien la sociedad crea la necesidad de generar escuelas inclusivas para que puedan cubrirse las necesidades del alumnado sin importar sus capacidades sensoriales, cognitivas o motoras; al mismo tiempo se crean barreras físicas o culturales que impiden el óptimo desarrollo de todos.

La inclusión educativa implica el derecho de todos los niños y niñas a contar con una Educación con igualdad de oportunidades que, sin embargo, encuentra diferentes respuestas en cada país.

Desde el punto de vista económico nos encontramos que los presupuestos destinados a la inclusión educativa distan mucho de lo que se invierte en la Educación en general. En el mundo hay 72 millones de personas que no tienen acceso a la escuela. La desigualdad y la pobreza están a la orden del día, por lo que la inclusión se mira más desde un ámbito político como promesas de campaña.

Para hablar de inclusión es necesario hacerlo desde la comprensión del aprendizaje, ya que creer que la escuela es el único agente de cambio implica que deben crearse mecanismos para que los niños y niñas puedan explorar sus propias capacidades y enfrentarse a sus propios ámbitos.

Las diferencias crean la diversidad. Y lejos de verse como una ventaja social se ha visto como un grado de poder de los unos sobre los otros. La mayoría sobre la minoría, el “sexo fuerte” sobre el “débil”, el rico sobre el pobre… Es hora de despertar.

Hablemos de Noam Chomsky

Hoy os quiero hablar de una las figuras más destacadas del siglo XX, y que con casi 92 años aún sigue dando mucho de lo que hablar: Noam Chomsky.

La primera vez que escuché sobre él fue hace unos años en la Universidad. Aquel día, el profesor Bautista de Didáctica nos contó sobre un intelectual y profesor de la Universidad de Philadelphia.

Hay mucho que contar sobre él, pero tampoco quiero convertir esta publicación en una entrada de Wikipedia, pero sí hablaros brevemente de su importancia. Admiro profundamente a Chomsky.

A Chomsky no se le ha resistido ninguna causa. Siempre guerreando, siempre en movimiento… Todo un revolucionario en la lingüística moderna y la conciencia crítica de Estados Unidos.

Nos ha deleitado con sus críticas a fenómenos como el Cambio Climático o el Capitalismo, ambos intensa y fuertemente tratados por este lingüista, filósofo y activista estadounidense.

Entre sus frases célebres me gustaría destacar:

Los derechos no se conceden, se conquistan

Del mismo modo, entre sus libros me es imposible no destacar Cómo nos venden la moto: Información, poder y concentración de medios; donde, junto a Ignacio Ramonet, analiza y desgrana la manipulación informativa que llevan a cabo los medios de comunicación.

Y para finalizar, en estos momentos en los que el Coronavirus ha paralizado al planeta Tierra y nos tiene a todos confinados en nuestros hogares, se me viene a la cabeza otra de sus más célebres citas:

La población general no sabe lo qué está pasando, y ni siquiera sabe que no lo sabe

(The general population doesn’t know what’s happening, and it doesn’t even know that it doesn’t know)

¡Haz limonada!

Si la vida te da limones, ¡haz limonada!

Utiliza los limones que vayan llegando. No esperes. Este dicho motivador nos debería enseñar que nuestra actitud frente a la vida lo es todo.

En la Universidad nos enseñan a programar, a planificar, a estudiar muchas materias… pero la vida es muchísimo más que eso.

En mi caso terminé la carrera y me encontré perdida. La Educación Social es un ámbito que no para de crecer, y es necesaria para toda la humanidad. Soy muy crítica con esta profesión: pienso que vivimos en una sociedad en plena revolución, y donde se requieren muchos cambios.

La vida es una aventura de la que tenemos que ser nuestros propios protagonistas. Actualmente estoy motivada con una aventura que ya he aplazado durante años, ¡y ya es el momento de llevarla a cabo!

No sé cuándo la terminaré, pero os prometo que seguiré pasando por este, mi pequeño rinconcito.

¡Sigamos haciendo limonadas! 🍋

Caminando hacia el futuro

El sistema socio-económico actual plantea una sociedad de actividad productiva. Nos pasamos la vida buscando trabajo y trabajando.

Deberíamos de incrementar las horas de ocio, y para ello se tomarían medidas como dividir la jornada, repartiendo nuestras horas laborales con otras personas… Y con ello, incluso, hasta disminuiríamos la tasa de parados.

El trabajo como necesidad suprema debería erradicarse. En el Siglo XXI nos encontramos la pobreza instalada entre aquellos que no tienen trabajo, y el consumo entre los que sí trabajan. Deberíamos crear una justicia distributiva para todos.

En una sociedad que consideran avanzada, donde cada vez más vivimos con la automatización y la robotización, es más idóneo implementar un modelo para los hombres y mujeres. La sociedad futura debe ajustarse a las exigencias, sumar esfuerzos

Vivamos en el mundo de las personas con discapacidad intelectual

Entre los seres que existimos hay diferencias, y en la especie humana muchas de ellas son significativas.

Todos somos diferentes. Cada persona debe tener la oportunidad de ser autónoma e independiente.

Apoyemos a estas personas que necesitan tener las riendas de su vida. Son muchas las barreras que impiden su proyecto de vida.

En el siglo XXI comenzamos a observar transformaciones y avances en torno a la Educación de estas personas. En este sentido, la atención a la diversidad es un hecho.

  • Imagina que los niños se burlan de ti en la calle y los adultos te miran fijamente y murmuran a tus espaldas.

  • Imagina que vives y vas a la escuela en lugares controlados por personas que nunca te dejan ir solo a ningún sitio.
  • Imagina que las personas siempre interrumpen tus intentos de hacer algo y lo hacen por ti.
  • Imagínate que eres un adulto aprendiendo a hacer un trabajo productivo y tus instructores te tratan como a un niño.
  • Imagina que las personas sólo tienen expectativas sobre tus conductas inapropiadas.
  • Imagina situaciones en las que nadie te pregunta qué preferirías hacer o incluso comer…

Fragmento de Imagine what it must be like de Judith M. LeBlanc

Capítulo 5: Zanahoria, Huevos y Café

La Pedagogía contra Frankenstein y otros textos frente al desaliento educativo de Miguel Ángel Santos Guerra aporta una hermosa lección de la que todos tenemos que aprender.

Como ejemplo, me gustaría compartir con vosotros este fragmento. Espero que os guste:

Una hija se quejaba ante su padre por los problemas que tenía en la vida y por todo aquello que le resultaba difícil. No sabía qué hacer para salir adelante, y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar, todo le salía mal y parecía que la solución de un problema era el origen de otro nuevo más importante.

Su padre, que era jefe de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas de agua y las colocó sobre fuego fuerte. Pronto, el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una de las ollas colocó zanahorias, en otra echó media docena de huevos y en la tercera colocó unos puñados de granos de café. Sin decir palabra, las dejó hervir.

La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre. A los veinte minutos, el padre apagó los tres fuegos, sacó las zanahorias y las colocó en una fuente. Así mismo, también sacó los huevos y los depositó en un plato. Y, finalmente, coló el café y lo puso en un tercer recipiente.

Mirando a su hija dijo: “Querida, ¿qué ves?” Primero la hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Luego le pidió que tomara uno de los huevos, y que lo rompiera, y, en último lugar, que probara el cafe.

La hija preguntó: “¿Qué significa esto, padre?” Este le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma situación, pero habían reaccionado de forma diferente. La zanahoria llego al agua fuerte y dura, el huevo había llegado frágil y los granos de cafe, sin embargo, eran únicos; porque, después de estar en agua hirviendo, habian conseguido transformar el agua.

“¿Cual eres tú?” – le pregunto el padre a su hija-.

Ante lo negativo, los fracasos y las adversidades debemos reaccionar positivamente, y no de manera destructiva. Tenemos que encajar las derrotas y los fracasos siendo inteligentemente positivos con nosotros mismos.

Ahora te pregunto yo: Cuando la adversidad llama a tu puerta… ¿cómo reaccionas?

Un saludo y hasta pronto.

La enseñanza es una aventura

91696727

Asusta a todos pensar que en Norteamérica hay  detectores de metales para entrar en las  en las escuelas.

La violencia es preocupante: no se puede educar en violencia, sino en el respeto. La profesión es apasionante, porque de ella depende el futuro de los ciudadanos; y por tanto no nos queda más que ofrecer gratitud  hacia los profesores.

Por otro lado, es preocupante que algunos profesores estén deseando jubilarse. La enseñanza es una empresa donde el fin es transmitir conocmimentos.

Algunos pensarán que ser maestro no es una profesión que te haga millonario, pero… ¡qué bonito es enseñar! ¡Qué bonito es trabajar en una sociedad donde podamos transformar vidas!

Profesores, hombres y mujeres, que se implican en enseñar a pensar y hacer libres a las personas.

Pues sí, la enseñanza es una tarea difícil, y toda una aventura.